La psicomotricidad es una disciplina que relaciona la mente con el cuerpo dentro de cada persona, haciéndo que se establezca una unión de habilidades físicas, psíquicas, sociales y cognitivas. El objetivo del material psicomotricidad infantil es lograr que cada persona, desde una edad temprana, comience a desarrollar su capacidad de trabajar el movimiento y las emociones junto con el conocimiento de su propio cuerpo, a la vez que mejora la capacidad de expresión y de relacionarse con el entorno. El material para la psicomotricidad aporta a los niños una gran cantidad de ventajas y de beneficios, por lo que es muy importante fomentar esta materia en escuelas y colegios. A la vez que ayuda al desarrollo cognitivo y motriz, fomenta la capacidad de aprender a valerse por sí mismos y solucionar conflictos emocionales o psicológicos. En escuelas y colegios se puede practicar esta disciplina de diversas formas. Existen muchas actividades lúdicas con las que se pueden aprender cenceptos y técnicas como el equilibrio, el el ritmo, la rapidez o la percepción del espacio. Para ello, se pueden encontrar una gran variedad de material psicomotricidad barato y accesorios. Entre los más habituales se encuentran aros, conos o picas, pero también existen otras opciones que ofrecen mayor diversión a los más pequeños, como piscinas sensoriales de bolas, piezas para crear distintas construcciones o túneles para gatear. Otras opciones incluyen la estimulación psicomotriz acuática. Los ejercicios de psicomptricidad en el agua son aptos incluso para niños muy pequeños, ya que tienen la capacidad de adaptarse muy bien al agua. Es una excelente manera de ayudar a que ejerciten sus músculos realizando movimientos de una forma mucho más sencilla, haciendo que sean conscientes de las diferencias de la percepción del peso dentro del agua mejorando notablemente la coordinación o el balance.