Los deportes individuales son aquellos en los que una sola persona puede jugar de forma independiente, sin necesidad de formar parte de un equipo ni de interactuar con otras personas. El objetivo de cada deporte individual puede estar medido por el tiempo (por ejemplo, en una carrera de atletismo), la distancia (en el lanzamiento de jabalina), la técnica (como en natación), o la precisión (un ejemplo puede ser el golf) . El objetivo de los deportes individuales es mejorar las propias marcas o puntuaciones, por lo tanto, jugar solo a un deporte es una forma de autosuperarse y de controlar la propia técnica. Se desarrollan valores deportivos y habilidades intrapersonales como la disciplina, la automotivación, definición de objetivos, resolución de problemas, etc.