Los deportes alternativos son aquellos que difieren de los tradiccionales y más convencionales. Se trata de opciones diferentes en la mayor parte de los casos, para poder desarrollar actividades físicas diferentes y con una variedad mucho más amplia. Suelen requerir unas habilidades de juego sencillas, y por lo general, no se necesita contar con un campo o pista que cumpla unas características determinadas, lo que hace que sean una excelente opción para escuelas y colegios. Dentro de los deportes alternativos, algunos de los más recomendados para practicar en la clase de Educación Física pueden ser el Kin Ball o el Tchoukball. También hay muchas otras opciones muy atarctivas para dinamizar las clases, como por ejemplo la indiaca, los malabares o el lanzamiento de Frisbees. Dentro de la categoría de deportes alternativos, pueden encajar los juegos populares, que durante décadas han formado parte de los patios de recreo y que cuya práctica supone una divertida elección para disfrutar al aire libre. Este tipo de deportes suponen una gran oportunidad para que los alumnos puedan elegir entre una opción más amplia, desarrollar diferentes destrezas y habilidades motrices de una forma lúdica y creativa.